jueves, 8 de febrero de 2007

Hace un tiempo... ( I )

Hace un tiempo pasé lo que un psicólogo podría haber denominado como "crisis de identidad", aunque yo simplemente creo que me perdí durante una temporada, tuve que hundirme para renacer de nuevo. Ahora han pasado ya un par de meses, quizá más, no estoy segura, y he recuperado algo que escribí y se me ha ocurrido publicarlo aquí.

Puede que a alguno le ayude, o que alguien se sienta identificado con lo que yo sentía, o no, puede simplemente que penséis "menuda rayada", pero sinceramente sea lo que sea lo que os provoque, en su momento me salió del corazón, así que aquí, ya en la maravillosa distancia del tiempo, desnudo mi alma:

“(...) Tengo una pregunta a la que no encuentro respuesta, ¿adonde van los sueños cuando los perdemos de vista? ¿Es que una vez que los hemos perdido sin haberlos realizado,se escapan y no vuelven más? ¿Es que no volveremos a tener esos mismos sueños nunca más? ¿Quién lo sabe?

Será esto una señal de que aquello en lo que no he creido nunca lo tengo que adoptar como un dogma. Me niego a aceptar esta cruda visión de la realidad, no me gusta, nunca me ha gustado y nunca me gustará. Sé que la etapa que estoy pasando la superaré, sé que estas preguntas, alcanzarán al final la respuesta, pero me pregunto cuándo será eso, cuándo volveré a tener algo claro, cuándo recuperaré los sueños que una vez perdí, cuando podré volver a luchar por ellos, cuándo, cuándo, cuándo. La eterna impaciencia que me caracteriza, soy feliz mientras espero, pero no puedo evitar en algunos momentos quedarme ciega de nuevo y no ver esas respuestas.

Me pregunto cuál es el sentido, no de la vida en general, sino de la mía. Hubo una vez en que supe cuál era la respuesta a todas mis preguntas, hubo una vez en que no tenía miedo de mí misma, de mis decisiones, de mis comportamientos. Hubo una vez en la que era alegre constantemente, aunque enfadándome a veces, por norma siempre me reía y disfrutaba de la vida. Hubo una vez en la que yo, fui yo. ¿Dónde estoy ahora? Quizás en un universo paralelo viendo mi vida desde fuera y viendo el caos en el que está inmersa mi mente.

(...to be continued)

L.

2 comentarios:

Patricia dijo...

¡Ay, mi Lauri!

Nada de crisis de identidad ni teorías psicológicas. Todos pasamos etapas carrusel o montaña rusa donde nuestra vida pasa demasiado rápida entre subidas y bajadas, vueltas y más vueltas. Y nos da la sensación de haber perdido el rumbo, los sueños y las ilusiones, de mirarnos al espejo y no acabar de reconocernos, parece que nos un vampirito nos ha sacado la energía, la fuerza y la alegría. Cada vez que sufrimos algún cambio importante en nuestra vida, acabamos un ciclo importante, rompemos con algo, dejamos algo o alguien en el camino pasamos por momentos como el que describes y siempre salimos.

De sobra sabemos que la vida, la nuestra y la de todos, no es una línea recta y ascendente, tiene muchos altibajos y cada vez que se está abajo del todo se vuelve a subir y habitualmente se sube con muchas ganas y con mucha más ilusión quizá al principio con algo de cautela pero luego vuelves a confiarte y preparas el cazasueños otra vez y te ríes de todo y de todos incluyéndote a ti la primera.

A mí en una de esas “rachas” alguien muy chiquitín pero no por eso menos sabio ni menos querido me dijo una frase que también te podría haber dedicado a ti : “como decimos en el norte el hierro no teme al fuego solo le da resistencia, a los que somos de hierro el fuego nos endurece”.

A los miedos hay que mirarlos de frente y no se porque efecto de birli- birloque desaparece, hazme caso te lo dice la voz de la experiencia.

¡Ahora toca una de escalada y de risas!

Lady L dijo...

Ya ves...gracias Patri. Ahora, afortunadamente ya estoy en la otra etapa, por eso habiendo pasado el bache releí lo que escribí, y quise publicarlo. En breve la segunda parte.

Si es que no se puede correr tanto en la vida, hay que ir poco a poco, me ha costado, pero...estoy en el buen camino!!

L.