martes, 30 de septiembre de 2008

EVE (IV)

(...)


El tiempo se detuvo de nuevo.
Ella se distanció de la escena.
Vió dos cuerpos sobre los adoquines
y reconoció a John.

Lloró lágrimas negras.
Se inclinó sobre su cuerpo,
antes caliente como el fuego,
ahora frío y sin vida.

Te quiero, susurró.

Al volver a la realidad,
fue consciente de lo que había hecho.
Se arrepintió.
Sufrió su muerte,
Sufrió sus muertes.

Miró a su alrededor,
no había nadie.
Vió un trozo de cristal. Lo cogió.

Se lo acercó al cuello y un instante
antes de cerrar los ojos para siempre,
oyó un sonido sibilante.

Se asustó. Por un momento tuvo miedo,
pero lo ignoró en seguida, no quería
seguir viviendo. No después de aquello.
No después de haber destruido lo que más amaba.
No después de saberse asesina.

(Continuará...)

L.

3 comentarios:

Gloria dijo...

¡Qué fuerte Lau! Me tienes enganchadita... Seguiré a la espera de más. A ver como sigue la historia. Me encanta como escribes!

Anónimo dijo...

esto es peor que las telenovelas de la tele, que te tenían enganchadita.

Me encanta L.

N

dosabrazos dijo...

Joder, con la vena sádica que nos ha sacado la L