domingo, 26 de octubre de 2008

Mi propio "My inmortal"

Hace casi cinco meses que te fuiste, hace casi cinco meses desde que me despedí de ti, y aún paso noches llorando tu ausencia. Sé que es normal, sé que aún me quedan muchas más, pero espero que el tiempo y la fuerza me hagan superarlo del todo y, que acepte que el hecho de que no estés sólo es una separación física, jamás separaremos nuestras almas.

Llevo posponiendo este momento meses, espero puedas perdonarme, no quería derrumbarme, hago enormes esfuerzos para no hacerlo, para seguir levantándome cada día como si nunca hubiera ocurrido nada, como si aún estuvieras aquí.

Pero siento que tengo que hacerlo, siento que debo desnudar otra vez mi alma para poder continuar mi camino sin esta carga, no imaginaba que fuera a ser tan pesada. Pensaba que en el momento que ocurriera lo llevaría bien, con dolor pero bien ya que en los últimos años nos hemos visto muy poco y ya estábamos separados por la distancia, pero lo cierto es que nunca he dejado de quererte, nunca he dejado de sentir que estamos conectados porque obviamente llevamos la misma sangre y la genética está ahí, a veces me observo y te veo en mis actos, la mayoría buenos, buenísimos, y otros, malos, aunque me pese decirlo.

Recuerdo canciones, momentos muy dulces, divertidos, mágicos y otros amargos, pero es curioso cómo el tiempo es capaz de suavizar los más duros de asimilar para que sólo prevalezcan aquellos que realmente quiero conservar.

Recuerdo que me llamaban “tu sombra”. Recuerdo que de pequeña iba siempre contigo a todas partes, recuerdo que siempre me tratabas con cariño, recuerdo que siempre intentabas darme todo lo que quería, de acuerdo que no siempre era acertada tu manera de hacerlo, pero ahí estaba mamá para poner el contrapunto, y entre los dos, habéis conseguido que sea consciente de la importancia de un equilibrio, del ying y el yang, así que supongo que al tener los dos puntos de vista, no he sido más que afortunada por haber aprendido a discernir desde muy pequeña.

Ahora que no estás, te echo de menos, mucho papá, no sabes cuánto. Me duele el alma cuando pienso que no podré llamarte para felicitarte tu cumpleaños, que habrá una llamada en mi cumpleaños que este año no recibiré, que no podré desearte que feliz año 2009, que no podré contarte mis alegrías y mis penas, que no podré hablar contigo nunca más, que no podré coger el tren para ir a verte, que no volverás a abrazarme tan fuerte que me rompas una costilla, que no volverás a llamarme “laurecha”, que no volverás a decirme que esté siempre alerta, que debo mirar siempre hacia delante, pero sin olvidarme de que hay más lados que tener en cuenta. Ahora que no estás, te echo tanto de menos, me hubiera gustado hacer las cosas de otro modo, me hubiera gustado estar más a tu lado, me hubiera gustado decirte que tengo mucho de ti y que te estoy y estaré eternamente agradecida por todo lo que me has dado.

Sé que desde que os separasteis tú y mamá, te has perdido mucho de nosotras, aunque hemos procurado tenerte al tanto de todo aquello que nos pasaba, de cómo hemos ido creciendo pero ya sabes que no es lo mismo vivirlo de esa manera. Sé que no ha sido fácil para ti asumir la vida tal y como vino, créeme cuando te digo que para nosotras dos tampoco, pero ya sabes, confiamos plenamente en el principio de que ningún camino fácil te llevará a algún sitio que merezca la pena. Así que nunca nos hemos venido abajo y nunca hemos desistido del esfuerzo que supone montarte tu vida fuera de los, digamos “parámetros de la normalidad”.

Me apenan muchas cosas de las que han pasado, pero agradezco que la vida nos diera una segunda oportunidad aunque fuera en un hospital, para poder estar contigo como cuando éramos pequeñas, para poder verte cada día, darte los buenos días, las buenas noches, ver un partido de fútbol, ver una serie que te hacía reír, hablar de todo lo que ha pasado estos años, hablar de lo que sucedía en los últimos tiempos, como cualquier hija que habla con su padre. Agradezco enormemente que a pesar de que fueron momentos muy duros, en los que la vida parecía escaparse por momentos para darnos luego otro respiro, pudimos estar juntos. Pudiste estar con tus dos hijas, pudiste conocer a tu primera nieta, pudiste abrazarla y sentirte abuelo, pudiste sentir que éramos la familia que un día fuimos, pudiste sentir que estábamos a tu lado y nosotras sentir que todo tenía un sentido, aunque en ocasiones, no lo entendamos.

Papá, quiero decirte que siento que hayas sufrido tanto, siento que tuvieras que marcharte tan pronto, siento no haber podido cuidarte más. Hay gente que dice que no hay nada después de la muerte, pero yo no me lo creo, es más no quiero creerlo. Siento que ahora por fin eres libre, por fin puedes estar al tanto de todo lo que nos ocurre porque estás siempre con nosotras, porque puedes vernos y acompañarnos en nuestro camino.

Siento que te has liberado de tu pasado y que ahora podrás disfrutar de todo lo que quieras, podrás ver crecer a Sabela y sabrás cuánto significa para nosotras, porque además de ser la criatura más bonita del mundo se parece mucho a ti, espero de veras que puedas disfrutarnos desde donde estés.

Espero que puedas disfrutar de los momentos más importantes de nuestras vidas como si estuvieras aquí, espero que tus futuros nietos/as que también llevarán parte de ti, tengan tu simpatía y tu espontaneidad. Papá, te quiero muchísimo, ya sé que te lo he dicho muchas veces, pero eso no le resta significado porque el significado de las palabras es el que nosotros le queremos dar, por eso sólo quiero que sepas que siempre te querré y que siempre estaré a tu lado, igual que tú al mío.

Recuerda que uno nunca muere mientras le recuerden, así que no te preocupes porque siempre formarás parte de nosotras.

Te queremos papá

L.

10 comentarios:

Trex dijo...

Me has hecho llorar, Lau!!! es precioso. Gracias por compartir "tu inmortal" y tu desnudez. Todo un honor y un lujo. Me encanta, sigue deleitándonos, creciendo y haciéndonos crecer contigo. Un biquiño!!

Lady L dijo...

Uohh!! Gracias, es lo que tiene escribir con el corazón en la mano, que eres totalmente franco.

Me alegro que te haya gustado, puedes navegar por el archivo del blog que verás otros posts en otra línea.

Mil gracias por pasarte por aquí y por dejarme tu comentario.

Biquiños!!

L.

Anónimo dijo...

hola laurita!
he leido un monton de veces la despedida a papá y me quedo sin palabras ....
q pena no estar ahi para abrazarte y llorar juntas...
yo tambien lo echo muchisimo de menos, a veces ni me lo creo y cada vez q voy a cuena, q es bastante a menudo,por unos segundos pienso q a ver en q rato puedo ir a verlo, y claro al momento me doy cuenta de la realidad.
tambien extraño las llamadas de telefono y pienso en llamarle, o en apagar el telefono para q no me despierte a las 3 o 4 de la mañana...
pronto sera 6 de noviembre....y pronto llegara la navidad.... y este año no abra q hacer filigranas para cumplir con todos. la navidad pasada estuve con papa en las casas colgadas..
bueno voy a dejarlo ya y a dormir la siesta con la sabela,
lauri, q dificil es asumir que ha pasado! pero supongo q el tiempo ayudará. no te preocupes estoy contigo desde aqui , y papá ahora podra estar con las dos a la vez en cualquier momento
biquiños.

dice la teresa de argentina, que no debemos llorar para q no se ponga triste el, y que le dejemos volar sin arrastrarlo hacia aqui.
¡Que dificil! pero por si tiene razon habra que interntarlo.
bicos

Carlos dijo...

Gracias por compartir!!

R y Mc dijo...

He leído esto de buena mañana y no sé si ha sido un acierto. Por momentos me has hecho recordar momentos parecidos en mi vida, que han sido unos cuantos y no todos ellos justos.

Te puedo decir ahora mismo que dentro de 4 años seguirás teniendo sueños en los que aparezca tu padre. Pero nunca serán pesadillas. Como mucho, nostalgia :-) Es curioso lo rápido que nos adaptamos a todo, y lo rápido que aceptamos las cosas que no pueden cambiarse.

Aunque yo también daba por hecho que esto sería menos duro para ti... ¿a quién queremos engañar? No podría haber sido de otra forma. Es lo natural y nunca te avergüences por llorar. Especialmente si estás entre amigos.

Aunque para mí la muerte es un rotundo 'hasta aquí hemos llegado y no hay nada más', como bien dices, lo que queda es lo que llevas contigo. Muchos ánimos y ya sabes que estamos sólo a unos metros de distancia.

Un bikiño con K, que mola más.

R.

Lady L dijo...

Aniña, gracias por leerme. Siento que por mi culpa te hayas puesto triste, pero tenía que sacarlo ya sabes, si no lo hago reviento.

Será duro, pero Sabela es lo más importante ahora y con ella a tu lado te costará menos. No te preocupes por mi, estoy bien y como ves gracias a Dios tengo amigos que están a mi lado.

Carlos, aquí estamos para compartir, para eso se creó este blog.

R, gracias por estar ahí.

Para todos bikiños con "k". Espero no haberte fastiado el día.

Gracias por pasaros por mi mundo.

L.

Sain dijo...

Laura me ha impresionado tu blog, realmente tienes talento para escribir, en serio.
La vida a veces es dura y triste, pero como alguien dijo:“nuestra forma de ser, se forma por lo que vivimos”(o algo así) y sin duda tu familia es y será una parte de ti (igual que tu de ellos).
Moitos bikiños, seguiré deleitándome con tu blog.
P.D: gracias por el poema de Rosalia....ah….......morriña

Lula dijo...

Me has hecho llorar. Es hermoso.

Lady L dijo...

Sain y Lula muchas gracias por pasaros por mi mundo y dedicar unos minutos de vuestras vidas a leerme, de verdad, no sabéis lo que lo agradezco.

Biquiños!!

L.

Anónimo dijo...

Lau, volví a pasarme por este post y como siempre me cayeron las lágrimas al leerlo. Realmente lo necesitaba. Es tan hermoso!!
Hoy no me olvidé de decirles a mis padres lo mucho que los quiero.

Gracias por escribir (espero que lo hagas más)

Nur.