jueves, 6 de mayo de 2010

Una lágrima en un álbum de fotos

Esta mañana me ha dado por coger fotos de varias épocas diferentes de mi vida y meterlas en un álbum de fotos desaprovechado hasta el momento. He empezado a clasificarlas por etapas, las de bebé, las de cuando era pequeña en mi casa de la infancia, las de cuando era pequeña en el pueblo o de vacaciones con la abuela, las de unas navidades en casa de mamá, las de mis primeros tiempos aquí en Bcn, las de la boda de mis padres, las de mi madre de soltera, las de mi padre de soltero, las de la mili de mi padre (aquí me he descojonado porque he recordado que cuando era peque, creía que mi padre era militar, ¿te acuerdas Ana?), las de mi comunión, las de la de mi hermana...

En aquella época no existían las cámaras digitales, así que hay fotos horrendas y horripilantes (auténticas por eso), pero en aquellos tiempos las personas las revelaban con ilusión , las miraban una y otra vez, las compartían con sus amigos y allá iban, al álbum de turno o a la caja de las fotos que algún día ordenarán, y ahí pasaban años y años hasta que algún alma nostálgica las rescatase para echar un vistazo al cómo éramos entonces.

Las fotos sirven para capturar momentos inolvidables e irrepetibles, nos sirven de testigo visual de cara al futuro, nos ayudan a recordar. Pero por qué? Para qué? A veces recordar duele, a veces recordar es lo peor que puedes hacer. Hoy no quería recordar, hoy no quería llorar. Yo sólo quería ordenar las fotos.

Las fotos pertenecen a un pasado, son imágenes que nunca se volverán a repetir y como soy una egoísta hay momentos que sí que me gustaría repetir y nunca podré hacerlo. En este momento pienso, ¿por qué la vida es tan cruel? No tiene sentido alguno venir para tener que irse. No tiene sentido venir, querer y marcharse sin más. La vida tiene un lado oscuro, triste y cruel. Tiene rincones que no quiero explorar, rinconces que no quiero ver y que no quiero sentir. Hoy esos rincones me han asaltado sin avisar, me han tocado por la espalda y al girarme me han dado una estocada. No es justo. Hay heridas que aún no están curadas, hay heridas que uno no sabe por qué tardan tanto en cerrar y esos malditos rincones me han vuelto a clavar un puñal en el mismo sitio. Me duele. Me hace daño recordar.

No hay medicinas para curar esas heridas, tan sólo un bálsamo en forma de lágrimas que alivian de alguna manera un dolor en el pecho que ahora mismo me oprime y me hace sentirme como la niña indefensa que algún día fui. Como la niña indefensa que hoy miraba sus fotos y se rindió al dolor mientras caía una lágrima sobre su álbum de fotos.

L.

10 comentarios:

MªDolores Roca dijo...

Hola Laura, al leerte me he emocionado, es muy bello lo que escribes, sólo sé un poco de tu vida por Mc, pero quiero decirte que eres muy guapa por dentro y por fuera, así que ánimos, no debes sufrir por lo que ya pasó, la vida esta llena de buenos y malos momentos, recuerda los buenos y disfrutalos al máximo.A veces si supieramos lo que nos espera en un futuro actuariamos de otro modo pero eso nos pasa a todos. Muchos besitos.

Lady L dijo...

Muchas gracias por tus palabras. Soy consciente de lo que me dices y tienes toda la razón, el tiempo ayuda a superar los malos momentos (inevitables), pero a veces basta un olor, una palabra o una imagen, como en este caso, para que se desencadenen una emociones incómodas pero que sin duda hay que sacar fuera.

Gracias por todo! A ver si algún día tenemos oportunidad de conocernos en persona.

Biquiños para las dos!

L.

MC dijo...

Lauriña! emocionarse es lo mejor que podemos hacer en esta vida porque nos recuerda que estamos vivos!!!!! :-) , sigue llorando, riendo, mirando hacia atrás pero sobretodo hacia delante con la misma ilusión con la que miras tus antiguas fotos.
Un besín GRANDE!!!!

MC.

R y Mc dijo...

¿Un besín GRANDE no es un concepto contradictorio? :-)

Yo te mando otro, en todo caso. Me gustaría poder darte una de mis micro-charlas racionales al respecto, pero al final no serviría de nada, no nos engañemos. Sobran las palabras.

Ánimo.

R.

Lady L dijo...

Micro-charlas racionales?¿ Mira que eres parco!

Tienes razón, no serviría de nada. Las emociones no entienden de palabras. Sencillamente son y hay que dejar que sean.

Un ratito de morriña inesperada, supongo que a mi alma le sentó bien el desahogo y supongo también que no será el último.

Bikiños,

L.

Cris dijo...

Mirar atrás no es malo y muchas veces necesitamos hacerlo para recordar aquellos momentos y personas de nuestra vida ya pasada.
Pero lo más importante es saber mirar hacia delante y saber disfrutar de cada instante, sabiendo que en cualquier momento podrás echar la vista atrás y recordar las cosas con una sonrisa, sin que el dolor sea tan intenso, poco a poco todo pasa y ya no duele como al principio, solo deja que tus emociones vayan saliendo...

Muaks

Cris B

Anónimo dijo...

acuerdate de la foto que le gusta tanto a tu cuñado conquense, esa que dice q parees unbollito de crema
anonima

Lady L dijo...

Jajajajjaja...dios esa foto es tremenda...entre el corte de pelo, los bombachos que me puso mamá, y aquella silla de mimbre rollo Emmanuelle, juas!! Grotesca esa foto!
L.
PD. ¿Por cierto dónde está?

Anónimo dijo...

Una lagrima cae ...y es por el album de los recuerdos ....como olvidar..que dan hermosos momentos de tu pasado y tu presente que continua...hubo mucha gente ..que pasa por nuestras vidas....y muchas quedan alli por que asi lo elegimos...y otras no lo elegimos y aun quedan alli...pero la vida es vida y hay que vivirla con su presente,pasado y futuro...claro que cambiaria si nosotros quisieramos...pero depende de cada cual hacer o deshacer su historia...pero las huellas quedan y aunque dicese que el mar del olvido las borras un amor verdadero no lo borra ni el tiempo ni la historia...porque las huellas no solo quedan en la piel sino tambien. En el corazon..y te marcan de por vida...pero asi es la vida...con su presente,pasado y futuro....pero la vida continua ....tu sin mi yo sin ti..yo sin ti..tu sin mi...y nuestra historia queda en el recuerdo de la vida y nunca se olvidara porque yo fui el amor de tu vida y tu mi amor de mi vida...fue el silencio de los dos que marco nuestras vidas..y por eso estamos unidos

Laura Estévez dijo...

Anónimo último, quién eres? Nos conocemos?