sábado, 24 de noviembre de 2007

El Cafè de les Paraules

A menudo encuentras lugares especiales. Algunos, lo son tanto, que en algún momento de tu vida, te has referido a ellos como "tu segunda casa". Apuesto a que más de uno en este momento, está recordando, al menos, uno de esos lugares.

A lo largo de mi corta vida, he tenido el placer de encontrar esos pequeños "trocitos de hogar" fuera de mi casa. Uno de ellos, es "El Cafè de les Paraules".

Hace casi dos años, caminando hacia mi antigua oficina me llamó mucho la atención un bar que hacía esquina y que tenía escrito su nombre en letras blancas sobre fondo negro, y, no sé, me transmitió buenas vibraciones (quiénes me conocéis sabéis que me guío por ellas en un 80% o más...) En aquel instante pensé, "Qué nombre tan bonito para un bar" "Tengo que ir algún día a tomarme un café"...Lamentablemente el tiempo pasa muy rápido y finalmente me mudé y nunca llegué a ir.

Por aquellas "casualidades de la vida" (no creo en ellas), nos mudamos de oficina y, cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que estábamos muy cerquita de aquel bar con ese nombre tan bonito.

El segundo día de trabajo por fin, me cogí mi librito, y me fuí allí a tomar un café, y ... una vez más mis sensaciones fueron muy acertadas. Me pedí un café con leche y empecé a observar el local.

Las paredes eran negras y de ladrillo visto que le daban un aspecto antiguo. Había cuadros con fotografías en blanco y negro, paisajes, personas, objetos y una fotografía de un cuerpo femenino, una foto sublime sin duda. Es de una sencillez asombrosa, precisamente eso es lo que hace que me guste tanto, es frágil, sutil, sugerente...en definitiva es una imagen preciosa. Las lámparas son antiguas, su luz tenue invita a permanecer en ese lugar tan acogedor. Las mesas, tienen fotografías en blanco y negro, sobre algunas de ellas se pueden leer versos de escritores famosos (las que están firmadas), y también versos maravillosos que no están firmados y cuya autora es Sandra. Música ambiente, habitualmente jazz, y según cómo, hace que me sienta en una película de Woody Allen, ya que las más de las veces, nuestras conversaciones son de lo más surrealistas y si esto lo unes a la música, ya tienes la escena. Y por último, el diván que hay al fondo, ese diván es lo mejor cuando quieres un poco de tranquilidad y aprovechar para desconectar del mundo.

Aparte de lo acogedor que resulta el local, están las artífices y creadoras, Karma y Sandra, fotógrafa y escritora (si no me equivoco), y por supuesto Cinta, además de la nueva incorporación, Maritxu, que prepara unas ensaladas riquísimas...así como el resto de la carta aún por descubrir...Todas son encantadoras, es algo que se ve desde el primer día, te atienden con una sonrisa en la cara, se acuerdan de lo que sueles pedir, siempre procuran cuidarte y además son superpacientes, porque normalmente les movemos el mobiliario, o nos movemos nosotros de mesa a la hora del café ya que cada vez somos más y ahora ya dos mesas no nos llegan!!

En fin, como véis es un rinconcito muy acogedor, al que vamos siempre a tomar café desde el día que fuimos por primera vez, allá por el mes de febrero, y espero que siga así porque es mi hora preferida del día y además hacen unos capuccinos que...como decirlo son como un trocito de cielo!!
Por todo esto y más que podría escribir, se merecen mención en El mundo a mi medida, ya que si este mundo fuese real sin duda, yo misma habría incluido un Cafè de les Paraules.
Gracias por crearlo, y enhorabuena, supongo que vuestro objetivo era crear un lugar a vuestro gusto y conseguir que la gente se sintiese como en casa.

Para los que no lo conocen:

El Cafè de les Paraules
Café y Arte
Avda. Josep Tarradellas, 92
08029 - Barcelona
Espero que os guste.

Biquiños,

L.



17 comentarios:

Venus dijo...

Lo has descrito perfectamente mi Lady :) Efectivamente, te sientes como en casa... para mi también representan los mejores 20 minutos del día... un rinconcito donde reir, hablar y hasta llorar :) básicamente un lugar para estar con la gente a la que quieres y dejar fluir... LAS PALABRAS.
Muaaacks!

Enkeli dijo...

Me cachis!! Esto lo llego a saber yo antes... y me paso fijo! Me encantan las cafeterías con estilo y mucha personalidad. Yo te recominedo, si no te suena de nada, que te acerques un día de estos al carrer de la Palla y llegues hasta la bifurcación, para ver la cafeteria CAELUM en el centro(no tiene desperdicio). Tiene dos plantas y el ambiente... ais... no tiene descripción posible, es un local antiguo y sabe a antiguo. La planta de abajo es incluso mejor, es una bodega llena de espejos y te acompaña la luz de las velas. Casi siempre está lleno de gente es la pega, pero pasar una tarde vale la pena.

Sigue así, me encanta cómo escribes, cómo lo explicas, cómo piensas!

Un fuerte abrazo!

Enkeli dijo...

Ah! Se me olvidaba, es famosa por tener una gran selección de pastas y artesanas importadas de toda España. También venden muchos de sus productos.
Buena selección de té y chocolate a la taza, del café ya no estoy tan segura.

Carlos dijo...

Voy poco a Barcelona, pero la última vez que fui tuve la oportunidad de conocer el café en cuestión. He de confensar que, entre lo atractivo de la compañía, y que me sentaron de cara a una columna, no disfruté del lugar todo lo que hubiese podido. Espero que me vuelvan a llevar....

R & Mc dijo...

Muy bueno el post!!:-), yo solo he estado una vez en el cafè de les paraules pero he de decir que me gustaron sobretodo las fotografias en blanco y negro que decoran todo el espacio. También conozco Caelum , la cafetería que recomienda enkeli y donde venden productos procedentes de conventos, de pasada.Mi tia siempre me dice que tenemos que entrar un dia pero nunca encontramos tiempo para hacerlo. Desde luego esas pastas y pastelillos tienen que saber a gloria X-D

MC.

R & Mc dijo...

Pues sí. Me encanta el Cafè. El gran PERO es esa posibilidad de fumar. Odio llegar a la oficina apestando a tabaco y beber el café ahogado entre humadera. A lo que cualquiera podría decir: 'Pues no vayas a un local en el que se fuma', no? Pues sí, es cierto. Pero de momento me pueden esos Capuccinos.

Tabaco no. Capuccino sí.

R.

valugi dijo...

nice place indeed!

Un orco diferente dijo...

Que lugar tan peculiar y original, para mi es un bar friki nivel 1, pero me gusto mucho ver que alguien podia transformar un cafe en algo mas especial, estilo , arte, crear un ambiente especial, una iniciativa estupenda! Aparte de eso, Que buenos ratosss he pasado alli, que media horilla mas gratificante, el poder evadirte de los marroncillos de la mañana y reirte de ellos, explicar frikadas y pasar un rato genial. Mencion especial al mini capu animado y al gran capu.

Lalaith dijo...

Cuando vuelva a Barcelona (que espero que sea pronto) me pasaré por ese café. Por tu descripción, casi merece la pena el viaje sólo para visitarlo.

No sé ni cómo he llegado a este blog, pero me ha gustado mucho. Me volveré a pasar, un saludo!

moni dijo...

Es impresionante que alguien pueda describir con tanta sutileza dicho café.
Yo lo conocí a través de mi mejor amiga, ya que ella vive muy cerquita, y ahora ya hace más de un año, es nuestro punto de reunión, cada jueves quedamos para hacer una cervecita y somos cómplices, nos explicamos nuestras aventuras y desventuras y hacemos nuestra terapia particular con PARAULES, gestos, risas, lloros...enfín nuestro segundo salón fuera de casa!!!

Lady L dijo...

Gracias Lalaith y Moni por pasaros por mi mundo. Estáis invitadas siempre que queráis venir.

Lalaith, si algún día vienes por Barcelona, ya sabes, ahí tienes la dirección.

Moni, a ver si algún jueves te veo por el Café. Nosotros como ves vamos normalmente a mediodía, pero muchas veces, también vamos por la tarde a tomar algo sin las prisas por volver a la oficina.

Un abrazo para las dos.

L.

PD. Siento no haber contestado antes, como veis mi actividad en mi propio mundo ha sido escasísima, no tengo excusa.

Quizás Recuenco dijo...

Hace años lo descubrí porque me visitaba frequentemente en la clínica de al lado y me enamoró el toque vintage..
Te animas a ponerle una foto, mi LAdy?

Desconocía la vena artística de las dueñas pero no me sorprende;)

PD: El humo es el handicap

Emilio dijo...

Hace diecisiete años que vivo en ese barrio, siempre que pasaba por la puerta pensaba; algun dia tengo que entrar a tomar algo es precioso, pero con la compañia de mi mujer seguramente sera mas bonito...nunca llegue a entrar.
Hace tres meses que me he separado y despues de recoger a mis hijas los dias que me tocan acabo en ese lugar tan magico y acogedor, es una sensacion de paz increible, sientes que nadie te mira y nadie te juzga, pero se que en poco rato ya perteneces un poco mas al local.
Su musica, su calidez, su luz, su lagarto en la barra, ese gran amigo mio...y Cinta como no, con esa cara, y sobre todo esos ojos.Bueno que mas puedo decir, simplemente maravilloso, un oasis en plena jungla.

Lady L dijo...

Gracias por pasarte por mi mundo, Emilio! Me alegro que exista el café, porque es un rinconcito del mundo, que como puedes comprobar en los comentarios, nos ofrece una perfecta válvula de escape.

Por otro lado, todo lo que nos ocurre tiene un sentido, aunque al principio no lo veamos. Quién sabe, a lo mejor todo ocurrió para que entrases en el café y algo maravilloso te ocurra gracias a haber pasado por ahí. Esa es la magia!

Gracias por compartir tu comentario, puedes volver cuando lo desees.

Un saludo y ánimo!

L.

IL.FURIOSO.CANE.NERO dijo...

Este blog es muy muy intrigante. Me encanta.

La Blanquï dijo...

Hoy busqué en Internet "Paraules". Porque ayer me llevó a él un buen amigo.
Y tras "Paraules" me apareció Tu blog. Y luego, tu Post.
Me siento rozando todo lo que dices, porque ayer sentí sentada en ese diván . . . el confort del sitio, la serenidad de su música y las luces y sombras de sus lámparas.
A mi, como a ti, me apasiona encontrar "segundas casas" por la ciudad y detener mi tiempo en ellas con un buen libro.
El Paraules pasó a engrosar mi lista de sitios "habitables".
Quién sabe, quizás coincidamos muchos de nosotros en él sin saberlo y nos peleemos (mentalmente y sin manifestarlo) por su diván. O mejor aún.... lo compartamos.
GRACIAS POR ESTOS POST QUE APORTAN COSAS BUENAS "PALAVIDA"!!

La Blanquï dijo...

Hoy busqué en Internet "Paraules". Porque ayer me llevó a él un buen amigo.
Y tras "Paraules" me apareció Tu blog. Y luego, tu Post.
Me siento rozando todo lo que dices, porque ayer sentí sentada en ese diván . . . el confort del sitio, la serenidad de su música y las luces y sombras de sus lámparas.
A mi, como a ti, me apasiona encontrar "segundas casas" por la ciudad y detener mi tiempo en ellas con un buen libro.
El Paraules pasó a engrosar mi lista de sitios "habitables".
Quién sabe, quizás coincidamos muchos de nosotros en él sin saberlo y nos peleemos (mentalmente y sin manifestarlo) por su diván. O mejor aún.... lo compartamos.
GRACIAS POR ESTOS POST QUE APORTAN COSAS BUENAS "PALAVIDA"!!